Cómo pedir un aumento de sueldo

¿Cómo afrontar una negociación salarial?

Saber cómo sentirte cómoda al enfrentarte a una negociación salarial es crítico para evolucionar y sentir que tu trabajo es valorado correctamente. En este post te propongo, sobretodo, tener en cuenta dos aspectos cruciales: por un lado, la información adecuada sobre el mercado laboral, y por el otro, las diferentes maneras en que hombres y mujeres solemos afrontar este tipo de negociaciones.

 

Información adecuada

Está demostrado que las mujeres negociamos mucho mejor cuando tenemos los datos comparativos agregados correctos. Si consideras que te mereces el mismo salario que tus colegas masculinos, asegúrate de encontrar información salarial de este colectivo concreto para utilizarlo como referencia, aunque es interesante tener también la información global por grupos (por género, por posición, por sector, por nivel de responsabilidad, etc.). Uno de los errores que solemos hacer las mujeres al evaluar la adecuación de nuestro salario al mercado, es compararlo con el percibido por otras mujeres. Este fenómeno ha sido incluso bautizado con el nombre “La paradoja de la trabajadora satisfecha” (“the paradox of the contented female worker”).

Ten en cuenta, también, que los hombres obtienen mucha más información referente a la organización y a las horquillas salariales a través de las redes informales, que en muchas ocasiones tienden a no incluir de una manera equitativa a todos los colectivos. Está claro que hay una proporción más elevada de hombres en posiciones de responsabilidad, y que en sus círculos informales  suele haber también una proporción más elevada de colegas masculinos. Es evidente entonces que las mujeres tenemos una clara desventaja en este sentido, por lo que debemos esforzarnos más a la hora de obtener información relevante para nuestro desarrollo dentro de la organización. Es muy posible que no nos llegue mucha de la información que otro compañero puede recibir a través de sus redes informales.

 

Diferencias entre hombres y mujeres

  • Existen diversos estudios que demuestran que los hombres negocian para obtener beneficios propios en muchas más ocasiones que las mujeres; hasta cuatro veces más. Es importante tenerlo en cuenta para entender qué está pasando en tu entorno.
  • Es interesante entender también que los hombres suelen determinar el valor de su trabajo y consideran que es su labor hacer que la empresa les pague lo que se merecen. Contrariamente, las mujeres solemos dejar en manos de la empresa la fijación del valor monetario de nuestro desempeño. (“Ask For It“)
  • Está claro entonces que efectivamente a las mujeres nos suele incomodar negociar nuestra retribución, ya que no queremos que nos perciban como demasiado “agresivas”. Por desgracia este miedo está bien fundado, ya que en general esperamos que las mujeres sean siempre agradables con los demás.
  • En esta línea es obvio esperar que las mujeres sólo iniciemos una negociación cuando sabemos que tenemos la opción de hacerlo. En este caso, tenemos la justificación para poder tener una actitud más “agresiva”. Por lo contrario, para los hombres es más atractivo negociar cuando la opción de tener permiso para hacerlo queda más diluida. Cabe destacar que, a medida que aumenta el nivel de responsabilidad, el tema de la retribución queda más ambiguo, y es precisamente donde tenemos menos representación femenina.

 

Estilo femenino de negociación

Las expertas recomiendan que las mujeres cuiden muy bien el lenguaje a la hora de negociar. Por mucho que nos resistamos a sucumbir a la realidad, vamos a tener mucho más éxito si “suavizamos” nuestro estilo de negociación.

Linda Babcock y Sara Laschever, autoras del libro “Ask For It” y “Women Don’t Ask“,  recomiendan:

  • Escoger las palabras con cuidado
  • Usar un tono de voz no amenazador
  • Y asegurarte que tu leguaje no verbal comunica con naturalidad lo agradable y amigable que eres.

En definitiva, se trata de entender qué opciones tienes y decidir cuál de ellas te permite vivir y actuar acorde con tus valores.

Podemos extrapolar fuera del entorno laboral gran parte de estas conclusiones. En cualquier situación que podamos negociar un beneficio propio, un hombre tendrá un actitud más activa. Ver también mi video referente a este punto en mi canal de YouTube.

Puedes acceder a más información y consejos en los siguientes links de Womenalia y PayScale.

 

1 reply

Trackbacks & Pingbacks

  1. […] Para más información sobre negociación salarial, por favor lee mi post referente a este tema. […]

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>